La escultura en vidrio brinda la posibilidad de trabajar un volumen con una sustancia transparente, combinando distintas sensaciones de masa, materia y liviandad. Para ello me fue necesario, en principio, quitar al vitraux de su marco tradicional, la ventana.
Libélula: escultura realizada en vidrio de 20 mm sobre hierro de cadena de barco. Base: molde de cedro perteneciente a una goleta escoceza pigmentado con óxidos y carbonatos.
 

Pájaro: vidrio fundido a alta temperatura sobre hierro compensado en molde de yeso y cuarzo, engarzado con la técnica Tiffany (cinta de cobre a la que luego se estaña).
 
Catedral: paños de hierro combinados con paños de vitraux.
 
Mujer: pâte de verre (pasta de vidrio) con iluminación interna. Medidas: 15cm x 15cm x 5cm.